FACTOR DE TRANSFERENCIA.
UNA ALTERNATIVA PARA EL TRATAMIENTO DEL ACNÉ.

Existen enfermedades comunes de las cuales, muchas veces no se conoce la causa exacta y pueden causar daños graves en la salud de quien las padece a causa de la enfermedad e cuestión o por los estragos y cicatrices que pueden dejar, tal es el caso del acné.

El acné es una enfermedad que afecta las glándulas sebáceas y los folículos pilosos, se encuentra dentro delas patologías dermatológicas más frecuentes, afecta a 80% de los adolescentes de entre 13 y 18 años, puede prevalecer durante muchos años y causar cicatrices persistentes que provocan efectos adversos psicológicos en los jóvenes que lo padecen.

El acné es multifactorial, es decir, puede ser causado por múltiples factores, al conocerlos específicamente se crean medicamentos específicos, se consideran cuatros factores básicos: aumento de la secreción sebácea, hiperqueratosis que obstruye el folículo sebáceo, colonización bacteriana por P. acnés y la inflamación secundaria. Los poros de la piel se conectan mediante el folículo a las glándulas sebáceas, encargadas de la secreción de sebo por debajo de la piel, es a través del folículo por donde el sebo transporta las células de piel muerta hacia la superficie, durante la pubertad las hormonas andróginas estimulan la secreción de sebo, esta elevada secreción da lugar a que los folículos formen un tapón sebáceo con células muertas propiciando la colonización bacteriana lo que da lugar a un proceso inflamatorio conocido como espinillas o comedones.

La intensidad del acné varía desde formas leves que no dejan cicatriz visible, hasta intensidades graves con nódulos y fistulas que llegan a ser causar una cicatriz persistente y notable, por ello el tratamiento debe ser en fases iniciales buscando evitar afectaciones psicológicas en el paciente. Los medicamentos prescritos dependen del origen de la inflamación folicular, en casos de acné leve se recomiendan antibióticos tópicos para atacar el crecimiento bacteriano, sin embargo al ser un tratamiento tópico su uso va más allá de las dos semanas lo que aumenta el riesgo de causar resistencia bacteriana y agravar el problema.

En casos de acné grave las lesiones inflamatorias dan lugar a acumulación de linfocitos, para evitar este proceso se prescriben medicamentos corticoides para reducir la inflamación y evitar las lesiones cutáneas, estos medicamentos son eficaces pero conllevan daños adversos en el paciente, por lo que se buscan alternativas para el tratamiento de esta enfermedad y actualmente se han realizado varios estudios enfocados en afecciones cutáneas que apoyan el uso del factor de transferencia como terapia en el tratamiento del acné.

El factor de transferencia es el extracto de linfocitos, este se encarga de regenerar la memoria celular del sistema inmune fortaleciéndolo y evitando reacciones inflamatorias graves causadas por la actividad inmunitaria, mejor conocida como función inmunorreguladora. Se ha demostrado en recientes estudios que pacientes con enfermedades asociadas a reacciones inflamatorias, después de ser tratados con factor de transferencia reduce de manera significativa el conteo de eosinófilos, linfocitos T y células NK, importantes en la patogenia y perpetuación de la inflamación, lo que se ve reflejado en la mejoría de signos y síntomas en los pacientes.

Los pacientes que han sido tratados con el factor de transferencia pueden notar efectos positivos desde las primeras tomas y reducir las cicatrices notablemente a largo plazo, debe resaltar que el uso de FT no causa efectos secundarios ni interfiere con otros tratamientos, esto lo hace más eficaz y se puede establecer una dosis de mantenimiento para evitar reapariciones.

Es importante el estudio de nuevas terapias y tratamientos para enfermedades comunes que pueden repercutir en la salud psicológica de los pacientes, ya que esto abre el panorama para todos quienes las padecen y no causar efectos adversos como el caso del FT, en donde se resalta su uso debido a que sirve para cualquier tipo de acné sin importar la causa y tiene efectos benéficos en tiempos menores que los tratamientos tradicionales, lo implica invertir menos recursos económicos para poder corregir un problema que afecta en cualquier lugar del mundo.

Referencia:

Barrios, C., Aida, M., Rodríguez Montiel, B. N., Furones Mourelle, J. A., Pérez Barrera, E., Morris Abella, A. C., & Huete Ferreira, S. (2004). Evolución clínica de pacientes tratados con factor de transferencia. Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia, 20(3), 0-0.

National Institutes of Health (NIH). 2014. Acné. Consultado el 7 de mayo de 2019 en https://www.niams.nih.gov/es/informacion-de-salud/acne

Organización Mundial de la Salud (OMS). 2004. Medicamentos esenciales y productos de salud: Acné vulgar. Obtenido el 7 de mayo de 2019 de http://apps.who.int/medicinedocs/es/d/Js5422s/17.5.html#Js5422s.17.5.1

Rodríguez, A., Serrano, E., Flores, G., Orea, M., García, J., Badillo, A. y Estrada-parra, S. 2002. Efecto terapéutico del factor de transferencia en el tratamiento de pacientes con dermatitis atópica grave. Alergia, asma e inmunología pediátricas. 11(1), pp 9-11

Grimalt, R. Acné. Recuperado el 7 de mayo del 2019 de https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/acne.pdf.

MontBau ® 2018